sábado, 13 de febrero de 2010

LA JOYA DE LA CORONA

 Para la Antología de la Belleza


Malferida va la garza
    enamorada
sola va y gritos daba.

(Gil Vicente. Auto de Inés Pereira)

2 comentarios:

  1. Siempre me han fascinado estos versos. La joya de la corona, sí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. En este viejo romance se basó probablemente Miguel Hernández para escribir su hermoso poema... aquel que hablaba de que garza es mi pena...esbelta y triste garza. Son metáforas preciosas de las que Miguel usaba, como las cinco diminutas ferocidades con las que ensalza a su hijito o el nardo de siempre, en su cuerpo, en su rostro, en su alma, en la blancura de su pie, la blancura más bailable...

    Solitudine

    * * *

    Fuera menos penado si no fuera
    nardo tu tez para mi vista, nardo,
    cardo tu piel para mi tacto, cardo,
    tuera tu voz para mi oído, tuera.

    Tuera es tu voz para mi oído, tuera,
    y ardo en tu voz y en tu alrededor ardo,
    y tardo a arder lo que a ofrecerte tardo
    miera, mi voz para la tuya miera.

    Zarza es tu mano si la tiento, zarza,
    ola tu cuerpo si la alcanzo, ola,
    cerca una vez pero un millar no cerca.

    Garza es mi pena, esbelta y triste garza,
    sola como un suspiro y un ay, sola,
    terca en su error y en su desgracia terca.

    ResponderEliminar