miércoles, 31 de marzo de 2010

MIGUEL HERNANDEZ Y DON LUIS ALMARCHA O EL CASO DEL VICARIO TALIBÁN


 ( PARA LEER SOBRE MIGUEL HERNANDEZ Y EUTIMIO MARTIN PINCHA AQUI )

Tras la anécdota anterior, recogida  en un  texto que entregó el propio obispo a Martínez-Arenas ( tío de mi tío Pepe, por cierto) no puedo callar la última parte de la relación entre el obispo Almarcha y Miguel Hernández, que conozco por Vicente Hernández Fabregat, el único sobrino de Miguel que se ha adentrado en el terreno de la creación literaria.

Vicente Hernández Fabregat  ha publicado tres novelas cortas: "El hijo de la confitera", "Asesinato en el claustro" y "El caso del anticuario". "Asesinato en el claustro" es una novela muy especial, rara, pues transcurre en la Orihuela clerical y sin embargo cuenta una trama policial muy poco mironiana,   con un sacerdote detective, don Aurelio, aficionado al chocolate( habría adorado el obrador de Doña Corazón) que se ve envuelto sin desearlo en un crimen.

"Un par de evocaciones literarias resultan casi inevitables aquí-dice Piñeiro en su prólogo-las similitudes con el Padre Brown, el singular detective creado por Chesterton, y el transfondo mironiano del escenario narrativo "

A veces, cuando voy a Orihuela, veo a Vicente-que es del todo inocente de mi "litis"tan políticamente incorrecta con el conspicuo Eutimio Martín- y hacemos tertulia literaria con Piñeiro,  paseando o cenando con Teresa, su mujer. Es un hombre culto, ponderado, sincero, de opiniones profundamente pensadas. Hoy, justo cuando estaba pensando que quería conocer su versión sobre el "caso Almarcha", me ha llamado para otra cosa.

Le he preguntado qué sucedió exactamente y cuál era  el grado de culpabilidad de Almarcha en la muerte de Hernández,  y me ha respondido lo siguiente:

( Antes debo aclarar que, contra lo que Eutimio Martín afirma,  ni el padre de Miguel Hernández era analfabeto, ni  Vicente Hernández Gilabert era semianalfabeto y ni escribía con "letra ilegible" . El padre de Miguel Hernández aprendió a leer y escribir en la mili. Y su hermano, aunque comenzó a pastorear a los cinco años y no fue nunca a la escuela, aprendió a leer y  escribir con un maestro que iba por las noches por las casas. Aunque la ortografía y la caligrafía dejaban que desear, ninguno de los dos era analfabeto )

Vicente Hernández Gilabert  contó repetidas veces ante su hijo la visita que realizó a Almarcha cuando éste era Vicario General de la diócesis de Orihuela. 

El caso fue como sigue:

Al parecer, Vicente Hernández solicitó una entrevista con el Vicario  para pedir clemencia por Miguel, que estaba muy grave en Alicante, ya que, tras contraer el tifus en una epidemia y quedar debilitado,  se le había manifestado en los pulmones el bacilo de Koch.

( By the way: ahora me acuerdo de esa hemorragia primera al salir de una cárcel madrileña, que negaban Eutimio y su testigo, y que recogí en mi otro blog)

El médico que lo examinó-lograron hacerle una radiografía-diagnosticó que Miguel Hernández podría vivir si se le operaba del pulmón y se le sacaba de allí. Esa operación se realizaba entonces en la prisión-sanatorio de Porta Coeli de Valencia, a donde el poeta pedía que le trasladaran.

Vicente me ha dicho esta misma tarde que su padre, cerca ya de la fecha de su propia muerte ( 1972 ) escribió la visita a Almarcha y  su respuesta, por recomendación de Vicente Escudero y  otra persona que no puede precisar,  que le impulsaron a fijar  ese testimonio para que fuera irrecusable.

LA TERRIBLE RESPUESTA

La infame, despiadada, pavorosa respuesta del Vicario ante sus súplicas fue:

-Nosotros no hemos conseguido de él lo que nos proponíamos y él no va a conseguir de nosotros lo que se propone. Por tanto, va a morir en la cárcel como un perro.

NOTA BENE
Ahora acabo  de leer que  una semana antes de la muerte de Miguel,  Almarcha decidió mandarlo a la prisión-sanatorio Porta Coeli. No sé si es cierto o no. De todos modos,  fue tarde para Miguel, que no estaba en condiciones de ser trasladado a dicha Porta Coeli, sino a otra donde las opiniones políticas no cuentan ni las criaturas demoníacas, sean o no vicarios, tienen poder para condenar.

8 comentarios:

  1. Bendita caridad cristiana la del vicario de marras... Si tus investigaciones te confirman que, efectivamente, dio marcha atrás cuando ya el pobre Miguel tenía la tuberculosis bien extendida, que no te quepa duda que fue por no crearle un mártir al bando contrario y una legión de fieles molestos para el sistema. Estas jerarquías eclesiales, tan golosas de las migas del poder que las reconoce, me revientan de modo especial. En fin, no sigo, porque la indignación es mala consejera.

    Me gusta el nuevo vestido azul, muy sereno y luminoso, como un cielo que se pretende siempre. Ah, y cómo me he reído con los comentarios de algunas fotos de la barra lateral.

    ResponderEliminar
  2. Estoy leyendo un libro biografia sobre Miguel Hernández y también corrobora esta teoría, como cierta... Almarcha fue el causante final de la muerte a la edad de 31 años del poeta de Orihuela. El libro se llama :
    "Miguel Hernández, pasiones, cárcle y muerte de un porte" de José Luis Ferris Editorial Arte y Literarura (La Habana 2009)

    ResponderEliminar
  3. Lo mato con la inconsciencia del niño que rompe un juguete, pero el cielo y el infierno está aqui en la tierra, por Miguel lloramos aún muchos, por él ¿ Quien llorara ahora?

    ResponderEliminar
  4. lo mato quien lo encarcelo... no? o es que ahora vamos a echar la culpa a quien no la tiene??

    ResponderEliminar
  5. lo mato la derecha, donde siempre ha estado la iglesia.
    hoy 20 noviembre volvemos al gobierno de derechas.
    Miguel Hernandez siempre estará vivo.

    ResponderEliminar
  6. Luis Almarcha que fué obispo de León evitó la industrialización de ésta provincia, para que no hubiera movidas de tipo laboral. De ésta manera gran parte de los leoneses tuvimos que emigrar a otras zonas mas desarrolladas en busca de trabajo. Esta es otra de sus azañas. La iglesia siempre buscando para sí una vida cómoda.¿No nos han dicho que existe otra vida en el más allá?

    ResponderEliminar
  7. Para casos como el Luis Almarcha debiera de haber un infierno.
    Sólo se preocupó de su gradeza y bienestar.
    No sé como la iglesia a sobrevivido dos mil años con éstos personajes, ¿será que nos han metido mucho miedo con el infierno eb el cual ellos no parecen creer?

    ResponderEliminar
  8. deberia haber abortao su bisabuela

    ResponderEliminar