sábado, 20 de marzo de 2010

UN HECHO REAL ( llegado por correo electrónico)

Una periodista occidental ha vuelto, después de 10 años, a visitar una zona al sur de Afganistán.
Allí ha visto con sorpresa a las mujeres, que antiguamente caminaban siempre un metro detrás de sus maridos, caminando ahora cinco metros por delante.
Imaginó que tal modificación podría corresponder a una victoria social, psicológica, feminista.


Entonces le preguntó a una de ellas:
- ¡Esto es maravilloso! ¿Qué ha sucedido para que desapareciese esa
costumbre absurda de caminar detrás de los maridos y que ahora
caminen siempre delante ?


La mujer respondió: 



-Minas

8 comentarios:

  1. Me lo temía, me lo temía, esperaba un final así, terrible, de, como dice José Antonio, ese cuento de terror.
    Un abrazo, Blanca.
    (Con tu permiso, voy a intentar llevarme esta entrada a mi página de Facebook).

    ResponderEliminar
  2. Lo recibí hace tiempo.
    No quiero creerlo.

    ResponderEliminar
  3. Abominable. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  4. "Los hombres que no amaban a las mujeres"

    ResponderEliminar
  5. todo lo que podamos decir es poco ante la situación de la mujer allí, terrible ésto y toda su vida allí...

    ResponderEliminar
  6. En efecto, José Antonio. Da más miedo que "El baúl de amontillado".

    Qué lista, Bel: a mí ni se me pasó por la cabeza. Pensé, como la periodista, que por un milagro esos tipos se habían desasnado.

    María Jesús: haces muy bien.A lo mejor no dándole carta de crédito el hecho se esfuma cortazarianamente.

    Bienvenida, Azul. Tu alias es el nombre de mi color favorito.

    Anónimo del 20: Y luego pasa lo que pasa : aparece una mujer que sueña con una cerilla y un bidón de gasolina y se lía la Segunda Guerra Mundial en versión doméstica.

    Anónimo del 21: es un caso claro de esclavitud

    Lola: me alegro de que entres por aquí, aunque el tema esta vez sea tan áspero. Me llegó por la red y me sentí obligada a contarlo, para que no nos llamemos a engaño sobre el talibán y su asquerosa conciencia.

    ResponderEliminar