lunes, 5 de abril de 2010

UN PERSONAJE DE LEYENDA

"Nos fuimos a la caída de la tarde en su busca. Llegaba el poeta de la huerta de Orihuela y hacía su entrada con el rebaño de cabras por las puertas de la ciudad que dan al antiguo Colegio de Santo Domingo, que viene quedando exactamente atrás de la casa donde él vivía. Cargaba ese día sobre su cuerpo un chotillo recién nacido. Nos adelantamos a su encuentro, como si nos hubiéramos hallado con un personaje de leyenda, y estrechamos su rústica mano de pastor, y él se rió y se alborozó"

( Testimonio de Jesús Poveda)

2 comentarios:

  1. Esa imagen me recuerda al Kouros del Museo de la Acrópolis.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso recuerdo de un Miguel Hernandez que nunca dejó de ser un pastor en su dá a día.

    ResponderEliminar