martes, 22 de marzo de 2011

NI UN DIA SIN LINEA

"Flora advirtió a Elfine que si quería casarse en el condado no debería escribir poesía.

-Yo creía que la poesía era suficiente-dijo Elfine-Quiero decir que...Yo pensaba que la poesía era tan hermosa que si encontrabas a alguien y te enamorabas de él, bastaba con decirle que escribías poemas para que él te amara también...

-Todo lo contrario-sentenció Flora con firmeza-La mayoría de los hombres jóvenes se espantan cuando se enteran de que una joven escribe poesía. Admitir que una escribe poesía, unido a un corte de pelo descuidado y un modo de vestir excéntrico puede resultar casi fatal "



Stella Gibbons ( "La hija de Robert Poste" )

10 comentarios:

  1. He de decir que no estoy de acuerdo con Flora. Igual es al no ser ya un hombre joven. En fin..

    ResponderEliminar
  2. A los que escribimos poesía, o lo intentamos, deberían llevarnos al médico :-)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Stella Gibbons tenía humor, no me cabe ninguna duda.
    Qué malos tiempos para la lírica femenina corrían no hace mucho. En fin..., en algo creo que se ha avanzado, y para bien.
    Un beso, poeta.

    ResponderEliminar
  4. Aunque los tiempos han cambiado, al menos, en apariencia, en el fondo hay mucho de cierto en la apreciación de Stella Gibbons. La poesía en cierta manera esta hecha de transgresión y muestra algo inquietante y demasiado humano. El ser amado a través de la creación poética es un antiguo deseo, rarísima vez alcanzado...

    saludos
    anamaría

    ResponderEliminar
  5. Me reí un montón con ese libro. Me lo compré expresamente hace unos meses en un mal momento para que me consolara ¡Y lo hizo! Para que luego haya quien dice que la literatura no sirve para nada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Yo diría que esto afecta a cualquier mujer que escriba, aunque no sea poesía... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. The world rolls away,
    Wars break in blood and pass.
    Pride, power and glory
    Are shadows on the grass;
    A legend, a story,
    In the cry of the sea.
    Sweetly tends the priestess
    Her dove by night and day.

    Stella Gibbons, The Priestess (1934)

    ResponderEliminar
  8. Bueno, Blanca, puede resultar fatal excepto si eres alguien como Nancy Cunard, por ejemplo, o si eres Hans Christian Andreussen.

    ResponderEliminar
  9. Blanca, un fragmento de Grecia, Elytis traducido por mí:

    http://www.poesiadigital.es/index.php?cmd=poeta_relectura

    ResponderEliminar
  10. Acabo de responder uno por uno vuestros comentarios y se ha borrado todo. Como quiero hacer una nueva entrada y debo coger un avión para ir hacia Córdoba ( Cosmopoética, el 10 por la mañana en la Posada del Potro)volveré a intentarlo a mi regreso. Disculpadme, pero Faulkner no puede esperar)

    ResponderEliminar