viernes, 4 de marzo de 2011

UN POEMA DE ARISTO ZAVOLAKIS

                                    “ La mujer de Faraón  dijo: “Señor mío! Haz para mí una casa junto a Ti en el Jardín, y sálvame de Faraón y de sus actos: sálvame de la gente injusta”   

 (  Sura de la Prohibición, 11)



En todas las moradas de mi alma
En todos los estados que le sobrevienen a mi corazón
Y que de ti proceden
Como el wad que sujeta la tela de la jaima
Yo que siempre fui amante y jamás amoroso
Saboreo por ti el amor constante

Todo lo que es tuyo, pájaros y estrellas
Del árbol de la vida
Y el amor que te tengo, confundido y puro
Ah, Invisible
Tu belleza visible me encadenó a la nostalgia
Tú, cuya bondad vieron mis ojos y sintió mi pecho
Tú, cuyo saber sutil me enseñó a distinguir
Entre justos e injustos

Tú, que me traes lágrimas como el rocío por los campos
lágrimas que apagan los incendios
a mí, que me atrevo a decirme amante sin conocer el amor
a mí, que amo cuando ya no hay amor.



16 comentarios:

  1. Ayer y hoy.
    Ah, infeliz de mi, no alcanzar la totalidad de los significados...y, aun desde mi poquedad, que cantos de amor tan profundos y sentidos.

    ResponderEliminar
  2. Releo y releo y aún pienso que se me escapa de estrofa a estrofa. ¿Cómo se puede amar cuando no hay amor? Es como comer cuando ya no hay comida.

    Entiendo que la belleza visible encadene a la nostalgia. No sólo la belleza, sino "lo visible" ( en el otro post Blanca hablaba de una obra de Becket donde se habla de "otra alma visible" )

    Muy bueno, a mi parecer. Gracias, Blanca.

    Antonio

    ResponderEliminar
  3. El de mi homónimo Becket:

    Impecable verso a verso. Una maravilla "impropia".

    El de Zavolakis: un poema místico que parece un poema de amor humano o al revés."Cuando ya no existe amor". Yo también soy de esos.

    Samuel Rico

    ResponderEliminar
  4. El pneuma traspasa al leer este poema: místico, sublime, salmo de enorme altura y alcance.
    Gracias, Blanca, por tanta belleza que traes de la mano. No conozco este poeta, pero me he quedado con el aroma y el sabor de sus palabras, si pudieras dar alguna referencia , te lo agradecería.

    Saludos,
    anamaría

    ResponderEliminar
  5. María Jesús:

    No te creo. Si hay una lectora que advierta los matices, esa eres tú. Y sí, estoy de acuerdo en que son cantos de amor profundos y sentidos. Y pienso que si se leen, hay más amor.

    Antonio:

    Gracias a ti por tu comentario.

    En cuanto a lo que dices sobre la comida: me parece que para los amantes es posible lo imposible.

    Samuel Rico:

    Estoy de acuerdo: el poema de Becket es un hito.

    Dices"Yo también soy de esos": de los que hacen posible lo imposible.

    Ana:

    Me alegra que te guste el poema. Y sí, creo que en realidad no es otra cosa que un salmo, aunque en parte tiene razón Samuel. Yo diría que es un salmo "fieramente humano"

    Hay un poema de Zavolakis en mi otro blog ( blogdeblancaandreu.blogspot.com )

    Aristos ( Aristodimos ) Zavolakis es un poeta albanés de origen griego, que vive en la frotera con Macedonia.

    ResponderEliminar
  6. Querida Blanca: ya sabes que éste es uno de mis poetas favoritos,pero este poema tiene algo especial,es a la véz profundo y cercano.Bellísimo
    Gracias de nuevo.
    Merche

    ResponderEliminar
  7. Querida Merche:

    Me quedé con ganas de verte más tiempo en Orihuela. A ver si podemos la próxima vez.
    Me encanta que te guste Zavolakis. Y me alegra muchísimo verte por aquí.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  8. "A mí,que amo cuando ya no hay amor."

    Es un verso difícil de explicar pero yo lo siento como algo íntimo.

    Merche.

    ResponderEliminar
  9. Bellísimo, sin duda, este poema de amor místico de Zavolakis. En él me parece escuchar el tono apasionado del Cantar de los Cantares. Quizás el último verso (“a mí, que amo cuando ya no hay amor”) se refiera a las vivencias dolorosas que sufre el amante místico durante la “noche oscura”, como la sensación de ausencia o lejanía de Dios, y que sin embargo resultan necesarias para conseguir la unión con Él.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Ramiro Rosón:

    Me encanta la alusión al tono del "Cantar de los Cantares". Y también la explicación del verso como "noche oscura"del alma. "En el fuego se purifica el oro" dice un proverbio.

    Gracias por tu comentario. Me alegra mucho verte por aquí.

    ResponderEliminar
  11. Por cierto, Ramiro Rosón: no sé si has leído el poema de Maguette Mbjod que instalé más abajo en este blog. Se titula "Lo sublime". Hay muy pocos comentarios porque a la gente en general "Lo sublime" y Dios les parece una gran majadería propia de patéticos ilusos más bien poco inteligentes. No como ellos, miembros de la Incuestionable Religión Atea. En el caso de los genios que creen en Dios, lo atribuyen a la locura propia del genio, no a su saber profundo. Como diría Cándida: asín es.

    "Eterno Dios de amor
    vencedor de la muerte en los vivos"

    canta Maguette en su maravilloso salmo musulmán. Seguro que te gusta.

    ResponderEliminar
  12. Perdona, Ramiro: las cita del salmo de Maguette es mucho mejor:

    "Eterno Dios de amor
    Domador de la muerte en los vivos".

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Blanca:

    Es verdad; hace tiempo leí el salmo de Maguette Mbodj y me agradó mucho; sin embargo, no dejé comentarios porque en aquel momento no se me ocurría qué decir, salvo que el poema me había agradado. Lo he releído con gusto ahora. En cuanto a la fe, considero que le basta con ser “sentido y gusto por lo infinito”, como decía Schleiermacher, y con practicar la compasión ante los dolores del mundo para merecer, cuando menos, respeto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Los antiguos romanos decían que el amor a Dios reside en la misma sede del alma que el amor a los padres.

    Por eso hay tantos problemas entre el Occidente descreído y el Islam creyente. Occidente no comprende lo que un insulto a su religión significa en el plano emocional. Es como mentarles a la madre a cada uno de ellos.

    En España, por ejemplo, la blasfemia se ha convertido en algo natural. Se puede escuchar blasfemar a un niño de cinco años.

    El otro día iba mi tía Pilar, que es católica, por la glorieta de Orihuela y escuchó a un pequeñito decir "Me cago en la hostia". Como además de ser católica, es apostólica, le soltó un sermón de aquí te espero. Otros dos pequeñitos comentaban:
    -¿Qué pasa?
    -Na. Que éste ha dicho me cago en la hostia y esta señora se ha cabreao.
    -¿Por qué?

    Te diré una cosa, querido Rosón: yo no soy católica, soy monoteísta pura. Pero cuando era atea militante ( hasta los 28) me parecía de una grosería insoportable oir cosas así, tan hirientes para muchas personas.

    En este momento, somos famosos en Europa por ser los peor hablados. Y juraría que en un rankin quedaríamos como los peor hablados del mundo. Eso sin contar con los vaskos:

    -¿Yo?¡ Yo soy katólico, me cago en la hostia!

    ResponderEliminar