domingo, 6 de marzo de 2011

UN POEMA DE "LOS ARCHIVOS GRIEGOS"

EL AMANTE PIDE A SU AMADO RECONOCIMIENTO




Tú 
qué piensas
que soy
yo
para ti
un niño a tus pies
quiero saber quiero saber de ti
quiero saber de mí
quiero conocer la ciencia del amor mismo
yo no sabía que eras hermoso
me dijeron que no
y eres hermoso hasta la grandeza
y como un mar lleno de islas
y eres
como un mar lleno de caballos
me dijeron que yo
no era una abeja
y que lo que produzco no es tan dulce
que no lloraba con verdaderas lágrimas
humanas
llamando, sí
diciendo 
al pecho mío
dónde
estará mi amor.

7 comentarios:

  1. Me gusta la idea del Amado como maestro.

    Antonio

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué aire azul de islas y caballos se respira en este poema! Me encanta hasta el dolor sutil y el límpido deseo que me atraviesa al leerlo.
    Qué gusto tan grande leerte, Blanca.( las imágenes y el diseño son también todo un regalo)

    saludos,
    anamaría

    ResponderEliminar
  3. Cuando la tristeza llega,tu poesia hace ver que siempre hay una salida.La belleza da sentido a la vida,es un regalo que Dios nos hace a través de ti.Bendita eres,Blanca.
    ARCHVOS GRIEGOS siempre va conmigo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo:

    Gracias por tu comentario. Dice Ibn Arabí que en otros casos, cuando el Amante es Dios y la criatura el amado, Dios se resiste a hacer lo que su amado odia, como por ejemplo a darle la muerte. Cuenta que en el caso de Ibrahim ( Abraham)" el amigo íntimo", Dios le dijo: "¡Mírame!"y lo deslumbró. Y entonces lo arrebató por detrás.

    Ana:

    Gracias por tu comentario tan bonito y reconfortante. Tu lectura tan generosa hace que la escritura parezca valer la pena que cuesta.

    Anónimo no tan anónimo:

    Te reconozco. Gracias por tu lectura constante y por ser de las primeras que se interesaron en leer el libro. Bendita tú, querida amiga. No sabes cómo me alegra saber que esos poemas combaten la tristeza, que odio.

    ResponderEliminar
  5. Arrebatado, pasional, dulcísimo, como una expresión atrapada en el momento justo en que se opera la gran fascinación hacia el otro.
    Es eso, atrapa el instante del deslumbramiento, del saberse ya rendido al ser hermoso a quien le damos toda la belleza posible, porque la tiene a nuestros ojos. Intentamos explicarlo, pero todas las palabras se quedan cortas.
    Me gusta, Blanca.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Perfecto:

    Gracias mil por ese adjetivo tan generoso que no había visto hasta hoy.

    Isabel M.B.

    Qué maravilla ser leída y comentada por ti.

    Como le decía a Perfecto, hasta hoy no hevisto tu comentario. Mensajes así hacen que merezca la pena escribir, Isabel.

    Besos

    ResponderEliminar