miércoles, 2 de marzo de 2011

UN POEMA DE SAMUEL BECKET (Para la Antología de la Belleza)

( Fragmento. Traducción de Jenaro Talens )







diciendo una vez más
si no me enseñas tú yo no puedo aprender
diciendo una vez más hay una última
incluso para la última vez
una última vez para pedir
una última vez para el amor
para saber no saber intentar
una última incluso para la última vez para decir
si no me amas nunca seré amado
si no te amo ya no amaré nunca



un batir de palabras gastadas nuevamente dentro del corazón
amor amor amor golpe de un émbolo antiquísimo
moliendo el suero inalterable
de las palabras



aterrado de nuevo
de no amar
de amar pero no a ti
de ser amado y no por ti
de saber no saber intentar
intentar

11 comentarios:

  1. Es realmente precioso este fragmento. Un grito atribulado ante la magnitud del amor que llega, del corazón que corre a su llamada de forma perentoria como un jinete ebrio que montara el último caballo que le va a prestar la existencia.

    No conocía a Samuel Becket como poeta, pero estos versos suyos me han dejado impactada. Investigaré.

    Un beso, querida Blanca.

    ResponderEliminar
  2. Ah, se me ha olvidado poner de relieve que lo que más me fascinado de estos versos es la perplejidad que contienen, pues aún admitiendo el amor que se abre paso en el espíritu se conduelen de que la divina sensación no sea provocada por el amor que fue en otro tiempo.
    No obstante, el amor es siempre el mismo a través del tiempo, y quien amó un día con toda su alma ha abonado el campo para amar de nuevo. No atenta contra el amor pasado, sino que lo eleva y lo fija para siempre.
    Otro beso.

    ResponderEliminar
  3. Isabel:

    Es muy sabio eso que dices sobre el poema y sobre el amor. Una interpretación muy bella.

    Es un poema "impropio"de Becket, y precisamente es el más propio, tal vez el único propio.


    En realidad, este es el poema que lo consagra como poeta. Los demás poemas son herméticos por completo, intelectuales, "para iniciados". No tienen esta desnudez esencial, ni su temperatura, ni nada. Hay sólo versos, de vez en cuando, muy de vez en cuando.

    Más poéticos que sus poemas son algunas de sus obras de teatro. Recuerdo una en particular que tradujo Benet y que estrenó la Paredes, si no recuerdo mal, que giraba en torno a la visión de "otra alma visible".

    La primera vez que leí esos versos tenía catorce años. Me causaron una conmoción enorme, y a raíz de ellos sucedió una historia bastante cómica que dio pie a un relato titulado "Los besos de Samuel Becket". A lo mejor un día lo instalo.

    ResponderEliminar
  4. Ese poema creo que expresa bastante lo que he sentido otras veces, y también esta noche, pero no me atrevía ni he podido decir con palabras. Muchas gracias Blanca.

    ResponderEliminar
  5. Y muchas gracias por "Los niños del Pireo", justo ahora me apetecería estar en Atenas.

    ResponderEliminar
  6. Me he quedado prendada de este poema, vuelvo una y otra vez a él, unos versos me aletean en el corazón, con ese "batir de palabras gastadas". El reencuentro con el amor y la experiencia entre sublime y siniestra de que es otro el objeto de amor, de que es otro el que ama, y es el mismo el amor.La supremacía del amor que nos penetra y nos lanza a la frontera, al borde del camino.
    No esperaba este Becket que me ha dejado aterrada de nuevo.
    Gracias por este hallazgo,
    saludos,
    anamaría

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Anamaría, `por acercarte a este blog. Me alegro de que el poema te haya gustado. Es uno de mis favoritos

      Eliminar
  7. No lo conocía. Es tan bueno como sus novelas y películas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Me olvidé de su teatro, pero se da por entendido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sus novelas( las películas no las conozco) son muy complejas, ásperas, dificiles. Este poema es algo muy distinto de su escritura habitual. Es lo más desnudo que he leído de él. Y lo más transparente.

      Eliminar