martes, 26 de abril de 2011

PHOENIX MUSICAE

En homenaje a Haendel (que por cierto, nació el mismo día que el Gran Padre Juan Sebastián )  al que tanto gustaban los sopranistas, he pensado en el contratenor que más me fascina: Philipe Jaroussky.

Lascia chi´o pianga mia cruda sorte
e che sospiri la libertà.
Il duelo infranga queste ritorte
de miei martiri sol per pietá.
Lascia chío pianga mia cruda sorte...

 ( Deja que llore mi cruda suerte/ y que suspire la libertad/ El dolor infringe este sesgo/ a mi martirio sólo por piedad / Deja que llore mi mi cruda suerte...) ( El  video que mejor suena-aunque no se le vea en vivo- es el del rostro del japonés )

8 comentarios:

  1. Me encanta. Es una voz femenina pero tiene cierta resonancia masculina. El aria que canta es maravillosa. No la conocía.

    Cristina

    ResponderEliminar
  2. Tendríamos que celebrar la cruda suerte que inspira una música tan hermosa. Precioso homenaje, Blanca.
    Mi novela ya está empezada: voy a dar continuidad iniciando la segunda parte. Un abrazo y gracias por tu interés.

    ResponderEliminar
  3. Comparto tu homenaje a Haendel, Blanca. Un abrazo de un benetiano, además de lector y admirador fiel de tu obra. Contribuyo a ese homenaje con esta pieza del oratorio "Il trionfo del tempo e del disinganno":

    http://youtu.be/XtaXWqOvtCw

    ResponderEliminar
  4. El segundo video, donde da explicaciones y hace una demostración en directo, en un estudio de televisión; también es muy interesante y bello, pues al final lo canta con orqueta de cuerdas, con bandoneón de fondo, acabándolo en versión de jazz con solos de saxo y de trompeta, mientras las cuerdas hacen pizzicato. Me ha parecido delicioso.

    Verdaderamente, este contratenor y esta pieza de Haendel saltan la lágrima.

    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  5. Cristina:

    Eso es lo que tienen estas voces: tonos pre púberes cantados con pulmones de hombres adultos. A mi también me encantan. Gracias por pasarte por aquí.

    Ave, Isabel:

    Buena suerte con tu nueva novela. Que Minerva y el brillante Apolo te acompañen como lo hicieron en la anterior ( para profanos, "DIDO, reina de Cartago " )

    José Antonio Millón:

    Gracias por tu mensaje. Benet también era un amante de la música. Aunque era más romántico que barroco. Su gran amor fue Schubert. De hecho, incluyó al final de "Un viaje de invierto" la partitura del vals Kupelwieser, al que dedicaré una entrada por lo interesante de su historia.

    ResponderEliminar
  6. Gato Estepario:

    Ese video fue el primero que descubrí, y también me pareció una maravilla. Por otra parte, los detractores de Jaroussky dicen que tiene la voz demasiado atiplada. A mí me parece que no empacha como suele suceder con esas voces.

    Gracias por pasarte por aquí desde tus altas estepas.

    ResponderEliminar
  7. Ah, Gato Estepario: aunque me pareció genial, me parece que Jaroussky va más sobrado de voz en los otros. Creo que es por la falta de concentración, eso de tener que estar respondiendo( sin guión ) y cantando por las buenas.

    ResponderEliminar
  8. NOTA BENE:

    No suelo ver el Hola, pero cuando uno cae en mis manos cada mil años, me leo hasta la letra pequeña. y he sabido que en una de esas bodas de aristócratas, gente de tablas o futbolistas, los novios, muy dispuestos y muy poco políglotas al parecer, escogieron "Lascia chi´o piangia mia cruda sorte" para que la tocaran en el momento de la celebración. Con un par.
    La pareja tenía dos niñas.
    Qué ironía. Y qué mal rollo. Quiero creer que no fue una maldad/desahogo de uno de los cónyuges, a sabiendas de lo que dice la letra.

    ResponderEliminar