jueves, 7 de julio de 2011

COINCIDENCIAS

Estaba yo tranquilamente considerando que a mi amiga Marta le iba a chiflar el video de Paravonian  ( que tan poco éxito ha tenido en este blog, pese a ser una genialidad donde las haya) al tiempo que pensaba iniciarla en el arte de hacer polos de frutas naturales, que es mi última pasión gastronómica, cuando de repente, zas, va y me llama por teléfono desde el Polo Norte. Nada menos. Desde "El país de las sombras largas " de Hans Ruesch,  con sus inuits y sus igloos y sus focas que no se dejan cazar por  hombres que hayan hecho el ridículo. Qué pasada. 

2 comentarios:

  1. Me encanta el libro que recomendaste. Y qué suerte, la de tu amiga, viajar al Polo.
    Besos.

    Cristina

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Cristina. Tú siempre atenta a los libros. Me encanta que te encante el de los inuit.

    Y sí, qué suerte la de Marta.

    Besos

    ResponderEliminar