martes, 30 de agosto de 2011

NINGUN DIA SIN LINEA

" a medida que iban hablando ella bebía un largo amor"






Virgilio. "La Eneida"

10 comentarios:

  1. Los clásicos ya lo dijeron todo, y nosotros damos vueltas para volverlo a decir.
    Hermosísimo. Virgilio es uno de los imprescindibles.
    Besos, Blanca.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que, de alguna manera, han hablado ya de todo y de hermosa manera. Y, sin embargo, los poetas encontrais la forma de volver a decir o nos haceis recuperar lo dicho (por si se nos olvida o si no lo sabíamos)

    ResponderEliminar
  3. He estado lejos, con un ordenador prestado que me permitía leer tu blog, pero no comentar. Me quedé entre otras con ganas de comentar una entrada para la "Antología de la belleza" y con muchas ganas de tener en mis manos el libro que será una maravilla.
    Espero estés pasando un buen verano. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. QUERIDA BLANCA CÓMO ESTÁS,HASTA AHORA NO HE PODIDO ENTRAR EN TU BLOG,EL VERANO ES ASÍ.KIM ME ENCANTÓ !!!! VOY VIENDO TU BLOG POCO A POCO PORQUE ME HE PERDIDO MUCHO Y DESPUÉS DE ECHARLE UN VISTAZO RÁPIDO ME DOY CUENTA DE QUE HAY MUCHO CONTENIDO. PERO PUEDO DECIRTE QUE YO TAMBIÉN ME HE REIDO CON EL VIDEO DE PARAVONIA. POR CIERTO ALGO DE ZAVOLAKIS??

    ResponderEliminar
  5. La palabra tiene una gran capacidad de seducción. Un abrazo, blanca.

    ResponderEliminar
  6. Blanca, se me pasó comentarte lo de Miró. Tildarlo de cursi, efectivamente, me parece un error de perspectiva, caer en el estereotipo. Para mí Miró está preñado de un misterio epocal, es como una bisagra entre el modernismo y el naturalismo. Quien lo criticó ¿no sería Gándara? En fin, un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Entrar en tu Blog, es entrar en tu vida. . .nada más. Un abrazo a la distancia, Blanca Andreu y disfruta de los loros, son naturaleza, verde comunidad, parloteo sincero y solidaridad. . .

    ResponderEliminar
  8. Isabel:

    Como siempre, estoy de acuerdo contigo. Me parece que en Virgilio se encuentra muchísima belleza.

    María Jesús:

    Qué razón tienes. En el principio de la Eneida, Virgilio dice algo refiriéndose al encuentro entre-si no recuerdo mal-Eneas y el Dios del mar. "Entonces-cito de memoria-les descubre el fondo del mar, cuyas arenas arden". El primer libro oficial de Gimferrer( existe uno oficioso) se titula "Arde el mar". Et voila.

    Querida Bel: me alegro de que vuelvas a tu ordenador justo ahora que yo escribo con uno prestado( y se nota mucho que le chimpo las imágenes de sus archivos, la verdad)Besos


    Querida Anónima si eres quien creo que eres ( M.A.): le he pedido a M. m. que me envíe alguna traducción de Zavolakis en tu honor, aunque no sé cuándo las tendré.
    En cuanto a Paravonian: gracias por encontrarlo gracioso. Hoy lo he vuelto a ver y sigue pareciéndome una gamberrada genial.

    Ave, Isabel: tratándose de tu compatriota Virgilio, qué menos.

    José María: No creo que Gándara se dedique a defender a Sade en detrimento de Miró. Absurdo enfrentamiento, por otra parte. A Sade habría que embestirle a un verraco ( tal vez con be) y a Miró dejarlo en su paz, como se merece. El asunto, a mi modo de ver, es que la narrativa de Miró va más allá de su preciosismo, que por otra parte a mí me encanta, no sólo por su riqueza de vocabulario-comparable a la de Valle Inclán-sino por lo sutil que es a veces, y lo proustiano. Y además de ello, es verdaderamente un narrador con sustancia, con hueso narrativo. Alguien que tenía mucho que contar.

    Millz:

    Gracias por entrar en mi blog y bienvenida.
    Quería decirte que unos cuantos loros me parecen bien, Millz, pero no me gustan las invasiones de ningún tipo. Y no creo que al resto de las aves les agrade, aunque probablemente estarán encantadas de que las ardillas se larguen, porque a veces las depredan.

    ResponderEliminar
  9. Con Sade hay la fascinación por la perversidad que ya sabemos y de la que podemos estar hartos y ahítos, según cada cual. Su escritura es deudora de su época. Y puede resultar, en efecto, un tostón. Ya lo dijo bien claro un Octavio Paz, desmitificándolo como autor literario.

    ResponderEliminar
  10. José María :

    En mi opinión, leer a Sade es más aburrido que cavar, con independencia de la ausencia casi total de neuronas espejo que manifiesta. No he leído lo de Paz sobre Sade, pero le alabo el gusto.

    ResponderEliminar