jueves, 8 de noviembre de 2012

EL MUNDO AL REVES ( Viejo Barrio Apócrifo )

El otro día, en el  Barrio de Salamanca de Madrid,  le  di un euro a un mendigo que estaba sentado en la acera:

-¿Podría darme también un cigarrillo?-me dijo muy educado.

-Y dos también, que bastante está pasando usted ahí- le respondí.

-He estado buscando trabajo esta mañana...añadió como excusándose.

-Ya,ya. Pero no hay  trabajo. Está mucha gente en paro...

-¿Sabe lo que le digo? que le voy a regalar una cosa que me he encontrado.

¡Y me dio un MP3

 Se ve que nadie le habla  en ese barrio tan elegante, digo yo, porque al momento, con gran entusiasmo,  sacó una cámara de fotos plateada de un morral negro,  que decía haberse encontrado con el MP3,  y también me la quería regalar. Como ignoraba si la había "distraído", aunque lo dudo, no me atreví a aceptar.



Aún no he escuchado su contenido. Prolongo la intriga porque el asunto me fascinó.

12 comentarios:

  1. Llama la atención la asignación de valor, en cualquier caso. Si los objetos son fruto de una 'distracción', el mendigo no ha estimado su valor monetario (que es lo que hacemos nosotros al pensar cómo es que un mendigo tiene un mp3 y una cámara), sino el que corresponde a un sentimiento. Pero ¿y si se tratara de alguien disfrazado de mendigo? Entonces se estaría riendo del valor monetario.

    A.M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El asunto no es si lo había distraído o no. Lo importante es que me él me dio a mí algo mejor de lo que yo le di a él.

      Cuando sacó la cámara, me asusté un poco. Por un lado, pensé que a lo mejor la había birlado, y por otro que era algo que él podía vender y sacarse un dinerillo. Aunque lo dominante fue el pensamiento japonés de que no iba a volver a verlo y que no podría corresponder a un regalo tan valioso.

      El MP3 ( el primero de mi vida) ya me pareció un regalo grande. Y lo mejor de toda la historia, lo contentos que nos quedamos los dos. El, porque pudo manifestar su generosidad, que en alguien que se ve obligado a pedir siendo de naturaleza generosa, debe suponer una frustración. Y yo porque me sentí eufórica con mi MP3.

      En cuanto a si era el Rey Midas Disfrazado...¡Caramba!¡Pues me podía haber puesto un piso!

      Eliminar
    2. Ja ja, buena consideración con respecto a Midas...

      Una sola insistencia: que uno estime que el regalo es 'mejor' no es necesariamente así para el otro. Cuatro palabras amables pueden ser muchísimo para alguien que a lo largo del día, de los días, lo que más a menudo recibe son miradas de rechazo o conmiseración.

      Da por pensar que la alegría se produce en el encuentro de las generosidades.

      A.M.

      A.M.

      Eliminar
    3. Puede que tengas razón. Es un barrio donde casi todo el mundo habla por la nariz.

      Eliminar
  2. Yo le di un par de euros a un gitano rumano que tocaba su violín. Le hablé de la excelente música de su país. Al encontrármelo otro día, me ofreció - simbólicamente - su violín. Me puse a tocarlo unos segundos. Todo fue como un emocionante encuentro con "el otro".

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita tu historia,José María. ¿Es el rumano que a veces toca junto al puente y a veces al principio del segundo andén?
    Ese hombre me encanta. Tiene algo indefinible que me gusta muchísimo.Bondad,serenidad, bonhomía, no sé cómo expresarlo. Ah, sí: tiene "ángel". O a lo mejor es que él mismo es un ángel. Desde luego, en un casting, yo le daría del papel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, el violinista me lo encontré en Murcia. Al que tú te refieres le chifla el tango. Efectivamente, es una persona insólitamente amable, teniendo en cuenta las circunstancias en que ejerce su arte.
      Su madre toca al acordeón los "Pajaritos" y resulta muy lastimoso que queriendo hacerse con el público al tocar una pieza española, nadie le haga ni caso.

      Eliminar
    2. Creo que no es el mismo rumado, José María. Te lo digo porque el ángel es un señor bastante mayor, con sombrero. A veces le he escuchado tocar el vals de Carmen Silva de Ivanovici, y nunca un tango. No está siempre por aquí, pero es mi favorito. Y creo que no es el mismo porque, si tiene una madre, debe ser muy anciana. Además de ángel, también le daría un papel en un casting de embajador, o de filósofo.
      En cuanto a "Los pajaritos": reconoce que es una música atacante. O al menos yo la odio desde el primer día.

      Eliminar
  4. Bellísimas,humanas y sensibles historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mil, Palodaloda. Me gusta que te gusten. Y enhorabuena otra vez!Tú si que eres bellísima, humana y sensible a más no poder.

      Eliminar
  5. Un mendigo,en A Coruña, me pide un euro para café. Le ofrezco lo que llevo encima y me responde: gracias, pero eso no me llega para un café...y no quiso el dinero...tenía razón, no llegaba para un café.

    ResponderEliminar
  6. Un mendigo señorito, Fon ¿No podía pedirle el resto a otro?
    Ahí veo yo orgullo. Eso es lo que veo.

    Rechazar dinero dado con la humildad con la que tú sueles tener con los demás, sobre todo si son pobres ( no me olvido de las movidas con Antonio el mendigo, ni con otros que conocemos)y con la generosidad y el talante afectuoso que te caracteriza, me parece un mal rollo tremendo.

    Que le den ( y nunca MEJOR DICHO)

    ResponderEliminar