miércoles, 27 de febrero de 2013

UN POEMA




Tienes la forma de mi ángel
 por eso cuando cierras los ojos y te miras por dentro me desarmas
 y subo al aire y bajo y giro y vuelvo
 y me voy por las ramas a buscarte por si estás en el cielo
 por si has ido a la séptima esfera y estás allí oliendo los nardos de la luna
 o bebiendo vino de estrellas
 y me embriago
 sólo de verte con los ojos cerrados caminar hacia adentro


 y cuando vuelves como un ángel súbito
 nada es tan bello como tú


 nada es más bello que lo que uno ama y yo te amo














16 comentarios:

  1. Es precioso, Blanca, y emocionante.
    El amor se hace alado en tu poema, vuela en él y se siente íntimo y muy hondo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy indulgente y amable, Isabel. Ojalá fuera como tú dices y el poema lograra transmitir eso, ay.

      Eliminar
  2. No encuentro palabras.
    Me he emocionado hasta mirarme por dentro y dejar salir, mansamente, las lágrimas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez sean esas las que apagan los incendios. Gracias, María Jesús.

      Eliminar
  3. Los ángeles se conocen, porque comparten la pupila y de una mirada se abarcan, hacia adentro, con las pestañas cerradas y el universo por frontera.
    Tu ángel no es terrible. Díselo a Rilke.
    Si extiendes la mano beberá de tu palma y te verás reflejada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé quién eres, Rafa, aunque sin duda eres poeta. Me gusta mucho eso de que conforman una sola mirada angélica "con el universo por frontera". O a lo mejor es una mirada sin límite.
      Le escribiré a Rilke y le comunicaré tu mensaje, tras comunicármelo primero a mí misma.
      En cuanto al último punto: es el ángel quien lleva, según Cunqueiro, "su calabaciña de agoa". Y los seres humanos los que portamos, ay, la sed.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias, Sirley, por tu entusiasmo.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Qué gran poema, sencillo y luminoso a la vez, bucólico. Es grande en miniatura, como una anécdota de alguien que siempre uno ha de recordar con cariño y quizá tristeza. Saludos desde Perú.

    Daniel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daniel:

      Gracias por tu comentario. Me gusta la paradoja, y eso de "grande en miniatura"me encanta y me halaga. Aquí, en España, cuando alguien elogia a otro se dice vulgarmente que "le da jabón". A veces, necesitamos jabón para borrar las manchas que deja en nosotros el desprecio de algunos. Por coincidencia, fue así cuando leí tu mensaje. Así que, de nuevo, de corazón, gracias.

      Eliminar
  6. Hermosísimo en su sencillez; y esperanzador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro. Me alegra eso de "esperanzador". Y lo de "hermosísimo", ni te cuento.
      un beso

      Eliminar
  7. Nada es más bello que lo que uno ama, así que nada es más bello que la poesía andreiana, para mí, cuando alza el vuelo.
    Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Antonio. Cada vez que te veo aparecer por mi blog sonrío. Debe ser por tanto como hemos hablado de lo divino y lo humano.
      Un abrazo
      Andreussen

      Eliminar
  8. Un amor así expresado es lo que nos hace recuperar la confianza en el amor. Besazo.

    ResponderEliminar
  9. Salve, Isabel Romana:
    Viniendo de ti, que tanto sabes de eso, tu comentario me alegra más.

    Vera amicitia



    ResponderEliminar