viernes, 29 de marzo de 2013

MOY ΕΛΛΕΙΨΕΣ

Grecia, el lugar a donde más me gusta viajar, allá voy.

Si algún amigo anda por allí el miércoles 3 de abril, amenazo con recitar a las siete de la tarde en el

 


INSTITUTO CERVANTES DE ATENAS
 Mitropóleos, 23
( Plaka)
03.04.2013, 19.00 h.
VELADA DE POESÍA
de Blanca Andreu
con la presencia de la poeta
Presentará el director del IC de Atenas, Víctor Andresco
Moderará: Rosario Carrillo
Biblioteca "Juan Carlos Onetti"
Instituto Cervantes de Atenas
Mitropóleos 23, Atenas
Entrada libre
El próximo miércoles 3 de abril, a las 19.00 tendrá lugar en la Biblioteca Juan Carlos Onetti un encuentro con la poeta Blanca Andreu. El acto consistirá en la lectura de poemas y un coloquio moderado por Rosario Carrillo.
Nacida en La Coruña en 1959, Blanca Andreu recibió el Premio Adonais en 1980 por su libro De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall y el Premio Mundial de Poesía Mística Fernando Rielo en 1982 por Báculo de Babel*. Fue galardonada en 1981 con el Premio de Cuentos Gabriel Miró, en 1982 con el Ícaro de Literatura y en el año 2001 con el Premio Laureá Melá de Poesía por La tierra transparente*.
Es autora también de Elphistone* (1988), Sueño Oscuro (1989) y Los archivos griegos* (2010).
Los lectores griegos pueden acercarse a su poesía gracias a las traducciones de Nína Aggelídou incluidas en la antología de poesía contemporánea española Δέκα σύγχρονοι Ισπανοί Ποιητές* (Λαγουδέρα, 2010).
Como anticipo, os dejamos un poema incluido en Los archivos griegos:

La copa blanca

Me he preguntado muchas veces por qué llevo Grecia en el alma
y cuánta gente guarda una Grecia atesorada en su interior
si es asunto de soñadores o también de los ferroviarios
si es algo propio de poetas
(por ejemplo de Sebastián y la Jonia en su cabeza)
o también intervienen los músicos.
¿Y qué pasa con los notarios? ¿Tienen sus Grecias escondidas
entre las pilas de legajos como un blanco secreto azul?
¿Tienen sus Grecias los franceses?
¿Y qué me decís de las monjas?
Yo guardo mi Grecia soñada fundida con la que aprendí
contemplando sus olivares como mantos desde la altura.

7 comentarios:

  1. Ay, qué envidia de la sana me das. ¡Ojalá pudiera ir ahora a la hermosa Atenas!
    Un beso y buen viaje, Blanca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá, Isabel, pudieras estar por aquí. Te invitaría a ver algún secreto que me han mostrado y a una cervecita griega en mi terraza favorita.

      Eliminar
  2. Querida Blanca: qué envexa tamén aquí envolto nas chuvias que non paran. Un recuerdo emocionado a los perros que desparramados al sol en cada esquina y tras enterarse de tu nueva visita, ya te preparan el terreno con sus sueños divinos. Anda mi nuevo librito en mantillas, cuando aparezca te lo mando. Mil besos. Pepe Monjardin

    ResponderEliminar
  3. Ayer anduve con uno color canela que me siguió casi hasta el lugar donde había quedado. Y luego, con mis amigos, vimos a uno negro instalado en los Propileos del Partenón, tan a gusto. El pueblo griego sigue siendo extraordinario: simpático y acogedor como ninguno.
    Me alegro de que prepares nuevo libro, Monjardín ( ya sabes que me encanta tu apellido, y me encanta escribirlo. Yasas ke ena fili

    ResponderEliminar
  4. He añadido a posteriori la referencia a mi lectura de la web del Instituto Cervantes de Atenas, con poema incluido, por la ilusión que me hizo verla allí y para poder añadir fotos de Atenas.

    ResponderEliminar
  5. Querida Blanca:
    "es gracias a la insistencia de la cosquilla que de cuando en cuando da su fruto la quimera".
    Se me ocurrió el otro día y me parece suficientemente bonito para lanzarlo a tu paso. Como compuesto con los pétalos de una florecilla olvidada en alguna parte. Un bico de tu leal Monjardin

    ResponderEliminar
  6. Gracias, mi leal Monjardín, el escritor con apellido más bello del mundo. espero que nos veamos en verano. Un biquiño.

    ResponderEliminar