lunes, 27 de mayo de 2013

MORE MIRABAI


 Se cuenta una anécdota de Mirabai, si es que puede llamarse "anécdota"a un intento de asesinato, que refleja la magnitud del espíritu de la poeta, y su fortaleza,  comparable, en otro orden de cosas, a la de Rasputín.

Al parecer, su suegro quería librarse de ella, por independiente, rara y peligrosa, así que optó por preparar una copa de veneno y situarla en las ofrendas dedicadas al dios Krishna, el más encantador avatar de Visnú. 

( Por cierto,  curiosamente el dios Krishna y el dios Hermes, en su infancia, fueron ladrones. El primero robó algo bastante inocente,  mantequilla. El segundo nació directamente cuatrero y se buscó un buen  lío con su hermano mayor, Apolo )

El caso es que el  suegro de Mirabai  estaba seguro de que ella, obligada por la tradición y la devoción, habría de beber el veneno a sabiendas de lo que contenía,  o desairar al dios, cosa que pondría fin al"status quo" místico en el que vivía  su nuera escandalizando a toda la corte y saltándose a la torera todas las convenciones.

Mirabai, enamorada como estaba , decidió tomar el brebaje aunque le acarreara la muerte. ( " ¿Es locura o santidad? ", que diría el otro )

Pues bien, se bebió la copa venenosa y se quedó tan campante.  Como Rasputín. No le pasó absolutamente nada:

" El rey me envió una copa
con veneno, yo la bebí y bailé.
¿Por qué debería preocuparme?"

 Krishna Dámodar, el  Atrapado con Cuerdas, fue atrapado por el amor loco de Mirabai y la mantuvo indemne.



 "Siempre que la rectitud decae y aumenta la injusticia, yo me manifiesto; y para la protección de los virtuosos, la destrucción de los viciosos y el restablecimiento de la rectitud, Yo encarno de edad en edad" 
Krishna. Bahgavad-gitá  (Capítulo IV, 7-8).

No hay comentarios:

Publicar un comentario