viernes, 24 de mayo de 2013

MOUSTAKI FOREVER corregido y aumentado ( publicado el 12 de Julio del 2012 en este blog )

Una vez, paseando con Moustaki por París,  me llevó a ver la casa de Abelardo y Eloísa. 



 ( " Dios me es testigo de que si Augusto – emperador del mundo entero – quisiera honrarme con el matrimonio y me diera la posesión de por vida de toda la tierra, sería para mí mas honroso y preferiría ser llamada tu ramera que su emperatriz. "  )



Después fuimos andando al quinto pino a buscar a Paco Ibañez  para verlo en su ebanistería, pero estaba cerrada, así que volvimos a  la Isla de San Luis, donde vivía, a comer en una terracita, y después, como llovía un poco,  fuimos a su casa a dibujar para un vendedor callejero amigo suyo. A dibujar él y el amigo, claro, y yo a hacer compañía y a mirar los libros.

( Intermezzo biográfico:

La casa de Moustaki era un ático ni grande ni lujoso, situado en la Isla de Francia, en el número 26 de la  Rue de Saint-Louis en l´île, la calle central que  atraviesa la pequeña isla . Tenía una biblioteca, cuadros, guitarras, un piano ,el acordeón del que se acababa de enamorar, una mansarda con vista magnífica y un candelabro de siete brazos, ya que procedía de una familia de sefardíes que recabaron en Corfú y finalmente en Egipto, donde él nació y se crió.

 

Justo debajo de su casa de París está la  librería de viajes Ulysses, tan coincidente por el cotê viajero, vagabundo y griego de Moustaki y también por el lado librero, ya que su abuelo  tenía una librería, "La Ciudad del Libro", en Alejandría, donde él pasó el tiempo de su infancia y adolescencia que no ocupaba en correrías. Al abuelo Joseph le compuso esta maravillosa canción:





Aquella tarde, Moustaki hizo un dibujo precioso, inspirado en los de Cocteau,  y le puso precio: cinco francos. Como era para que lo vendiera el argentino, me empeñé en pagar  y lo compré. Dónde andará. Dicen que tres mudanzas equivalen a un incendio. Pero sus cartas sí andan por ahí, firmadas siempre con la clave de sol al final.

Me maravilló que un hombre de su talla se dedicara a trabajar para un muchacho pobre, aunque ya lo había visto en Madrid lanzarse al piano en un bar una noche para acompañar a una acordeonista callejera que casualmente entró, y que gracias a él se sacó unas pelillas muy sustanciosas.

Me he acordado ahora de ese día porque, rebuscando en youtube, he encontrado el video de la canción que acababa de grabar con Angela en Madrid pocos días antes. La gran Angela, la bellísima que no se ha operado y que ha preferido sufrir el deterioro de los amorosos-aunque en su caso inexplicablemente veloz- por encima de cualquier falsificación o máscara.  

Moustaki me contó que fue todo improvisado. Que él no se sabía ni la letra. Y en el video de la grabación puede vérsele mirar de reojo al papel.

 Dice Ibn Arabí que quien muere de amor muere martir.

4 comentarios:

  1. Me gusta Moustalki y también que ayudara a la gente pobre. No me extraña. Es fácil deducirlo de su obra, que es sumamente empática. Tienes suerte de haberlo conocido y tratado. La entrada de abajo sugiere que hasta tuviste una relación amorosa que no terminó mal. Enhorabuena. Para mí, eso es muy raro, algo que sólo sucede entre gente muy respetuosa y que limita sus deseos de posesión. Siento que se haya ido de este mundo, aunque siempre tendremos su voz y sus canciones, que siguen vivas y que parecen hechas de luz.

    ResponderEliminar
  2. En la contraportada de un disco de los Beatles, Lenon escribió:
    "La posesión es nueve decimas partes del problema"

    y es cierto. Sí. Sus canciones son como él. Tenía luz. Luz y dulzura. Y también sal.

    ResponderEliminar
  3. ¡Lástima lo del dibujo! Pero los recuerdos no tienen precio... Gracias por compartirlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena:

      Habrás visto que he entrado a saco en tu blog. Me parece maravilloso. desde aquí lo recomiendo a todos los amantes de la lectura. Me lo estoy pasando bárbaro con él y pienso leérmelo entero. Espero que no te parezca mal que a veces te deje mensajes tan largos. Son cosas que me vienen al hilo de tu excelente escritura y tus investigaciones por aquí y por allá. Gracias por escribirlo. Es una joya.

      Eliminar