martes, 2 de julio de 2013

SCHUBERTIANA ( HOMENAJE MUSICAL A BENET II )

Vals Kupelwieser.

El vals  Kupelwieser era para Benet una pieza tan especial que llegó a incluir su partitura al final de una de sus novelas, "Un viaje de invierno" ( titulada así precisamente como homenaje al "Winterreise" schubertiano )

El vals fue un regalo de boda de  Schubert a su amigo Leopold Kupelwieser. Un regalo improvisado que jamás escribió y que se perpetuó de oído en la familia Kupelwieser hasta que muchos años más tarde uno de sus miembros conoció a Richard Strauss y le pidió que lo transcribiera. 



Si hubo un músico al que Juan adorara sobre todo lo divino y lo humano, ese fue Franz Schubert. A menudo su música le transportaba tanto que entraba en trance y representaba un quinteto o un trío con sus geniales dotes teatrales y con su enorme imaginación de tal modo que llegabas a ver al músico transportado también. 


Aparecían los padecimientos materiales, la portera que le exigía el alquiler, la amada que le rechazó, la sífilis y también la aflicción del alma del músico remontando todo aquello, como un ruiseñor macho que, aún herido, lanza su canto poderoso a los pueblos celestes.  No sé si Schubert , desde su alto nido de el paraíso de los músicos, habría podido añadir una coma al relato benetiano de su pasión. 

El scherzo de este trío, que para sí hubiera querido Beethoven, y que, por cierto, esta escrito tras la muerte de éste,  le asombraba. A mí también. Es de una belleza arrebatadora.

 Lástima que en esta versión haya que escuchar en el arranque el diálogo de Barry Lyndon. Y que quede inconcluso. El blog no me permite instalar otro.






9 comentarios:

  1. Llevo unos días siguiendo y participando con alguna entrada en este blog.
    Me gustaría decir dos cosas.
    Primero: si, como alguna vez se escribió, las personas son lo que queda en el recuerdo de ellas, el escritor Juan Benet tiene una honra admirable, de una excelsitud plena de amor y gloria a través de la que fue su mujer, Blanca.
    La segunda es que, en contra de un extendido prejuicio cada vez más pesado y vencedor ( cuyo origen parte de la seguridad que da la gremial corporación ), puede llegar a la categoría de estímulo interesante y enriquecedor una comunicación espontánea y sincera con contenidos directos entre pasajeros desconocidos que un día eligieron el mismo tren...

    Saludos a los que visitan este foro y a la involuntaria responsable de las variadas luces que lo iluminan...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mil, Gregorio, sobre todo por lo que dices de Juan en relación conmigo. Cierto que todo el mundo tiene sus luces y sombras, pues, como me dijo un día el propio Benet mirando al Padre Guadalquivir, "todo río caudaloso es turbio". Sin embargo, yo sólo puedo mirar al único Benet que me interesa, a mi íntimo, que era para mí transparente, así que sus sombras las dejo para los que se recrean en las sombras.

      En cuanto a la comunicación, qué duda cabe.


      Eliminar
  2. Y, a pesar de ese principio y ese final terrible, se escucha y da paz.
    Quizá también porque voy siguiendo el lateral (siempre mi otra lectura) y encuentro cosas como "Pájaro, de todos nuestros consanguíneos..." y me siento volar con los míos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo ibas tú a leer de forma lineal! Además, la estructura de los blog es ideal para la lectura tabular.

      Me alegro de que encuentres pájaros y versos por ahí mientras las cuerdas y el piano divinamente charlan.

      Eliminar
  3. Volví a ver hace muy poco Barry Lyndon (la pillé por casualidad haciendo zapping y me quedé enganchada al televisor hasta las tantas), una película estéticamente fascinante, acompañada por una música magistral. Bellísimo el trío de Schubert. Yo también me rindo ante sus lieder, a cual más conmovedor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también la he visto varias veces, y siempre he sentido ganas de matar a Barry Lindon, la verdad. Sobre todo cuando pega al muchacho delante de todo el mundo. Sin embargo, tienes razón, y la película es espléndida. Y la música. Y el trío de Schubert pone el corazón en un puño. En cuanto a los lieder, "Winterreise"fue el detonante en mi relación con Benet. El me lo descubrio. Cantado, cómo no , por...Mañana lo instalo.No me puedo reprimir.

      Eliminar
  4. De represiones se muere la gente. Y estamos para vivir.

    ResponderEliminar
  5. Salud! Por la Vida!. Por tu Vida!.
    Salud! Por la musa que toca la lira a tu oido.
    Salud! Por el pajaro azul, que quiere volar.

    ResponderEliminar