sábado, 19 de octubre de 2013

DI QUE QUERIAS SER CABALLO ESBELTO ( "De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall)

Una muestra de mi primer libro, para los amigos que no lo conocen. Cuando lo escribí, no me imaginé que iban a decir que era surrealista. Es más, me parecía tan clásico y atenido a la norma como un soneto. O como diría un editorialista de ABC "de una meridiana claridad". Cuando los críticos empezaron con ese rollo, me acordaba de Rilke. Y de Saint John-Perse, ay.

Espero que os guste. Ah, y ya no fumo porros, así que, Zapatero, no vuelvas a llamarme drogadicta.






Di que querías ser caballo esbelto, nombre
de algún caballo mítico,
o acaso nombre de tristán, y oscuro.
Dilo, caballo griego, que querías ser estatua desde hace diez mil años,
di sur, y di paloma adelfa blanca,
que habrías querido ser en tales cosas,
morirte en su substancia, ser columna.

Di que demasiadas veces
astrolabios, estrellas, los nervios de los ángeles
vinieron a hacer música para Rilke el poeta,
no para tus rodillas o tu alma de muro.

Mientras la marihuana destila mares verdes,
habla en las recepciones con sus lágrimas verdes,
o le roba a la luz su luz más verde,
te desconoces, te desconoces.

17 comentarios:

  1. Mi poema favorito del libro. El que mejor recuerdo de los tuyos junto a esos versos que terminan evocando a un "Mozart anfetamínico preámbulo de pájaros". Saludos.

    (Por cierto, no me llamo Isabel. La I. es de Inmaculada.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona, Inmaculada. Y también es mi poema favorito del libro. Gracias por pasarte por aquí y por recordar esos versos

      Eliminar
  2. Hace hora y media que entré y me puse a repasar el lateral.
    Es muy posible que ese lateral no lleve nunca un premio de poesía y sin embargo todo el está lleno de ella: a Benet, a tus amigos , a los caballos, a Grecia, a los perros, a la música, a la pintura, a la bondad, a los espírutus indomables.
    Desde el principio al fin.
    Y emociona.
    ¿qué poeta como tu canta poemas ajenos (te quiero con órganos que me habitan e ignoran que te quieren), casi desconocidos, pero plenos?
    Creo que ya en otra ocasión te lo he comentado: no me canso de ver ese lateral.
    Curiosamente, lo olvido.
    Pero sé que está ahí para cuando tengo tiempo.
    Sobre tus poemas, los que publicas, ya lo han dicho todo los críticos que, aparte de saber más que yo en todos los ámbitos, tienen oficio. Y lo que no saben, se lo inventan.
    Y creo que, para una poeta como tu, emocionar en un recital o escribiendo versos también es puro oficio, pero emocionar en el lateral es tener alma. Un alma enorme, que traspasa incluso lo cotidiano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Jesús:

      Gracias por lo que dices. Lo cierto es que me gustaría que las entradas coincidieran con las imágenes hasta el final, pero es imposible, porque las entradas se cortan. El libro enorme de adonais de la izquierda salió así, gigante, sólo. Pensé que el blog se había pirado y que iba a tener que inaugurar otro, pero no. Es caprichoso. Me alegro que te guste la columna. Las columnas son muy importantes: sujetan las cosas.

      Y otra cosa. mi alma es muy pequeña. A veces ni me la encuentro, por más que busco. Como somos espejos de los demás, si tú la ves grande es porque la tuya lo es.



      el poema es de Julieta Valero

      Eliminar
  3. Es un poema apasionante, Blanca, de los que llenan a cualquier persona que ame el arte. Ya me gustaría a mí ser poeta, y de esa altura. Me quito mil sombreros. Y enhorabuena por la lista de Quimera.
    Maribel A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. . Eres una de los mejores, y lo escriben grandes críticos. Y en mi humilde opinión, también lo eres. Y además creo que hace falta ser muy fuerte para haber escrito poemas como ese y que no se te suba a la cabeza y te deje K.O.
      Maribel A.

      Eliminar
    2. Bienvenida, Maribel. Los críticos dicen muchas cosas. Lo único que vale es la prueba del tres. Pero gracias mil, por leerme así. Ya te lo dije con el poema que publiqué antes del verano.

      Un beso

      Eliminar
  4. ¿Qué decir? Me encanta el poema. Y ese final genial!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel: me encanta que te encante. Leí la página que me recomendaste. Me gustó, y pienso que a Juan le habría gustado. Le escribí al muchacho, para decírselo. Me pareció un texto muy,muy maduro e inteligente.

      Te escribo pronto y te envío mi dirección.

      Tú si que eres genial!!!

      Eliminar
  5. Lo recuerdo muy bien, porque incluso me sé algunos de su versos de corrido.
    ¡Es precioso, Blanca!

    Al margen del público que te toque en un momento concreto, eres poeta. Por tanto, emocionas, no lo olvides nunca. En ocasiones, nos empequeñecemos y apenas si acertamos a mirarnos. Qué decirte si te entiendo tanto, si también me quiebro a menudo, si caigo...
    Ánimo, Blanca. Por encima de días, situaciones, públicos, sigue con tu obra, que somos muchos los que nos gusta tu poesía.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me gusta lo que dices, Isabel. Me alegro de que estos versos hayan permanecido en tu memoria.

      Procuraré no olvidar lo que me dices, aunque soy bastante excéptica con respecto a mí. Eso es porque creo en la Musa, que puede desaparecer para siempre si así lo considera oportuno.

      Sin embargo, me anima que te guste mi poesía, de la que pienso lo siguiente, como Kipling: los aciertos no son míos, son aquello que me ha sido dado. Los errores sí lo son. Creo que eso que creo es lo justo. Por eso sólo presumimos cuando somos tontos, y cuando nos toca la sabiduría, humildes.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  6. Oh, gracias, Blanca. Y al chico, qué ilusión le habrá hecho. Ya investigaré con mi hijo. Un abrazo muy fuerte y felicidades ahora por el piano. Que lo disfrutes mucho!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel, ayer me llegó tu envío. Gracias a millones por trasladar nuestra comunicación virtual a la materia. Y más con un regalo tan bello.

      Necesitaba amapolas nacidas en octubre ahora que el mundo se vuelve loco a mi alrededor.

      Como dijo un poeta, llegaron inesperadamente cuando más las esperaba.

      Las leere despacio, sin deshojarlas.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  7. ¡Hola Blanca! Este es uno de los poemas que más me gustan de tu poemario, por eso, cuando un profesor de la universidad nos mandó hacer un trabajo sobre un poema de algún poeta de literatura española actual, en lo primero que pensé fue en ti y en este poema... La verdad es que no me gusta presumir, pero hice el trabajo sobre este poema y a mi profesor le encantó el tema que había escogido para el trabajo, así que me puso una nota bastante buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te hayan puesto una buena nota, Virginia. Y gracias por elegir un poema mío. Es el que prefiero de ese libro Y más gracias aún por hacérmelo saber.

      Me encantaría leerlo, cómo no.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. un extraordinario texto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo que dices, Anónimo. Me anima saber tu opinión.

      Eliminar