jueves, 24 de octubre de 2013

POEMAD III FESTIVAL DE POESIA DE MADRID ( 26 de octubre)




   Torear en la Corte de los Milagros siempre es un lujo. Allí tomé la alternativa y nunca tuvo que sacarme la Benemérita Pareja de camino al cuartelillo. Voy a hacerlo de nuevo el sábado, al alimón, con una poeta que conozco , Menchu Gutierrez, a la hora en que el Rubio, como le llama Valle-Inclán ( al que leo sin parar )ramonea por el monte celeste y las comadres ponen las lentejas para sus coimos: a las doce y un cuarto.

A ver si no nos empitonan y el Respetable se estira rumboso hasta la oreja e incluso el rabo.




martes, 22 de octubre de 2013

VISPERAS

En vísperas-que esdrújula tan bella: dicen que tiene que ver con hésperos, la estrella de la tarde- del desembarco de mi nuevo piano no tan nuevo( y digo desembarco porque todo piano tiene algo de nave), mientras lo pulen y lo templan como a una novia en segundas nupcias, preparo las partituras de lo primero que voy a tocar en cuanto arribe a mi domicilio actual.








Primero, esta maravilla, la coral de la Cantata 147, que he estudiado desde que dejé por imposible el vals póstumo de Chopin y que ya instalé en este blog, con escaso éxito, no sé por qué. No me canso de escuchar al exquisito Lipatti.








Después, este Pequeño Preludio de Bach que estuve estudiando hasta el último día de mi largo verano y que no se me va de la cabeza. Espero que os guste como a mí en esta versión del Gran Gould. Por mi parte, cada vez que  llego, en la segunda parte, al si/mi/re/mi/ fa/ re, entro en éxtasis.


sábado, 19 de octubre de 2013

DI QUE QUERIAS SER CABALLO ESBELTO ( "De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall)

Una muestra de mi primer libro, para los amigos que no lo conocen. Cuando lo escribí, no me imaginé que iban a decir que era surrealista. Es más, me parecía tan clásico y atenido a la norma como un soneto. O como diría un editorialista de ABC "de una meridiana claridad". Cuando los críticos empezaron con ese rollo, me acordaba de Rilke. Y de Saint John-Perse, ay.

Espero que os guste. Ah, y ya no fumo porros, así que, Zapatero, no vuelvas a llamarme drogadicta.






Di que querías ser caballo esbelto, nombre
de algún caballo mítico,
o acaso nombre de tristán, y oscuro.
Dilo, caballo griego, que querías ser estatua desde hace diez mil años,
di sur, y di paloma adelfa blanca,
que habrías querido ser en tales cosas,
morirte en su substancia, ser columna.

Di que demasiadas veces
astrolabios, estrellas, los nervios de los ángeles
vinieron a hacer música para Rilke el poeta,
no para tus rodillas o tu alma de muro.

Mientras la marihuana destila mares verdes,
habla en las recepciones con sus lágrimas verdes,
o le roba a la luz su luz más verde,
te desconoces, te desconoces.

martes, 15 de octubre de 2013

: "DE UNA NIÑA DE PROVINCIAS QUE SE VINO A VIVIR EN UN CHAGALL" ELEGIDO ENTRE LOS DIEZ MEJORES LIBROS DE POESIA DE LOS ULTIMOS 35 AÑOS


"¡YO HE VENIDO AQUI HA HABLAR DE MI LIBRO!"

Tras tres meses de ausencia, regreso con esta noticia que alegrará a mis amigos y pondrá de manos a los enemigos que se acercan por aquí a intentar molestar, cosa que también gusta. A mí me llegó en Córdoba, a través de Vicente Molina Foix, que la había leído en el Mundo:



Publicado el 27/09/2013  en "EL CULTURAL " del Diario EL MUNDO
EL OTOÑO DE LAS ROSAS
Juan Palomo         Imprimir

"La revista “Quimera” publica el mes que viene los diez mejores libros de poesía española de los últimos 35 años, y me malicio que provocará polémica, especialmente por las ausencias. Estos son, y por este orden, los agraciados: Libro del frío, de Antonio Gamoneda; Cuaderno de Nueva York, de José Hierro y Casi una leyenda, de Claudio Rodríguez son los tres primeros títulos seleccionados por los poetas consultados, en una lista en la que aparece, en cuatro lugar, otro libro de Gamoneda, Descripción de la mentira, el 5° y 6° lo ocupan dos de Valente, No amanece el cantor y Fragmentos de un libro futuro. En séptimo lugar el libro con el que se dio a conocer Blanca Andreu, De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall. Después, Brines con El otoño de las rosas; en el noveno puesto Juan Carlos Mestre y La tumba de Keats, y García Valdés con Y todos estábamos vivos. "



Me apresuré  a comprar la revista a primeros de octubre, y tuve algunas alegrías añadidas. La primera, leída en las "Instrucciones de uso", es que recoge con nombre y apellidos las votaciones de casi sesenta críticos de poesía. Según cuentan sus autores, algunos críticos al saber que se iba a publicar su selección firmada, se echaron atrás. Mucho mejor. Serpientes fuera.

La segunda fue advertir que aunque hay seis libros por delante del mío, en realidad sólo se trata de cuatro poetas, ya que dos de ellos repiten con dos libros cada uno.

La tercera, estar en la compañía excelsa de mis amados amigos y valedores José Hierro y Claudio Rodríguez. A ambos los conocí a raíz de la publicación de mi libro. Según supe después, Claudio estaba en el jurado y fue junto con García Nieto, quien lo defendió a capa y espada contra Jiménez Martos, que quería desestimarlo"por su presentación", ya que el original tenía muchos tachones y algunas manchas de café.  

La cuarta, que esos cuatro poetas son de los llamados "Pesos pesados"o "Indiscutibles". El único que aún nos acompaña en este mundo es el octogenario Gamoneda.

La quinta, que mi libro es el único elegido de los años ochenta.

la sexta, que muchos de entre esos críticos-la mayor parte también son poetas-no vivieron por edad el boom que se produjo cuando se publicó.

La séptima, que en noveno lugar aparece Juan Carlos Mestre, el único entre los muchos que bebieron de aquellos versos arrebatados que lo reconoce públicamente en lugar de ocultar a "la madre". Sostiene sin ambajes que si no fuera por mi libro él estaría ahora amasando en la panadería de su padre y que no sería ( el  gran) poeta ( que es ) ( Puede verse en youtube, Cosmopoética).  Con lo cual se demuestra mi teoría de que "fusiladores" y  demás gentes "imbuídas de divinidad"-que diría Sócrates-que ocultan sus fuentes para hacernos creer que han nacido por generación espontánea, y que desean destruir al que les ha nutrido, no van a ninguna parte.

En resumen: que a veces, cuando creemos que estamos tocando fondo, la Providencia suscita un imprevisto y nos vemos tocando estrellas.

Un  gran abrazo de bienvenida.




PUBLICADA EN OCTUBRE DEL 2013

                                                                 


Dossier: Treinta y cinco años de poesía española
Álex Chico y Juan Vico. Instrucciones de uso
Miguel Casado. Lo que queda. (Libro del frío, de Antonio Gamoneda)
Carlos Alcorta. La importancia de la exactitud. (Cuaderno de Nueva York, de José Hierro)
Luis García Jambrina. La vida como leyenda. (Casi una leyenda, de Claudio Rodríguez)
Raúl Quinto. Ruptura y amnesia en Descripción de la mentira. (Descripción de la mentira, de Antonio Gamoneda)

Gamoneda 2
Juan Manuel Macías. Un apunte sobre No amanece el cantor. (No amanece el cantor, de José Ángel Valente)
Julio César Galán. Crear lo que ya es ruina. (Fragmentos de un libro futuro, de José Ángel Valente)
Erika Martínez. Blanca Andreu y la alta escuela del abandono. (De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall, de Blanca Andreu)
Sin título-2
Rafael Fombellida. Premonición y edad. (El otoño de las rosas, de Francisco Brines)
Olga Bernad. El otro lado de las cosas. (La tumba de Keats, de Juan Carlos Mestre)
Esther Ramón. La sangre en el oído. (Y todos estábamos vivos, de Olvido García Valdés)