jueves, 2 de enero de 2014

UN POCO DE SURREALISMO PARA EMPEZAR EL AÑO

En un helicóptero, pa que no falte de ná, llega la musa daliniana, tan  torera, con tal poderío, tales cantidades de proa y tal estampado alucinatorio que no nos extraña nada que el Maestro del ácido ribonucleico le ceda su trono de loco voluntario y le dedique sus más hechiceras miradas.

8 comentarios:

  1. Qué heavy, bailando a lo lejos, entre sus piernas...

    Proa y popa, Blanca, que "no le falta de ná"

    Feliz año. Feliz vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Jesús. Esa escena final entre las piernas es el colofón a tanta pasión desaforada. Me parece que es el video más loco que he visto.
      Felicidad también para ti y todas tus criaturas semovientes.
      Un bico

      Eliminar
  2. Que se rompa con sangre y Vida.
    Y que salga la palabra escrita
    de la musa que habita las cuerdas,
    de la lira.
    Feliz 2014, poeta!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz para tí también, Anónimo.

      Y muy bien jugado
      ese pie quebrado.

      Eliminar
  3. Genial! Ja ja. Me ha encantado. Ella es total. Y las miradas de Dalí son más totales todavía.
    Luis F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis F. por reírte y por contarlo.

      Yo también lo encuentro total de la totalera. La salsa que le echan ambos al asunto me deja sin resuello. En cuanto le vi yo me dije para mí "es mi video"

      Eliminar
  4. La canción, es una versión superflamenca del tema que la Mistinguett cantaba en los años veinte: Ces´t mon home. Tengo una grabación de la época y es el mismo tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por aquí, José María. Conocía " C´est mon home" y sabía aque era antigua, aunque no que la cantaba la Mistinguett. Sara Montiel la cantaba estúpidamente en una de sus estúpidas películas, y fue la que la popularizó en España. Ahora bien, ver a esta mujer tan racialmente pertrechada llamarle a Dalí "macró" ( alcahuete ) o "gigoló" me parece de lo más carcajeante y loco. Por no hablar de la escena que señala María Jesús en el primer comentario.

      A ver si nos vemos

      Eliminar