sábado, 15 de noviembre de 2014

ELOGIO DE LA LECTURA

La etimología de la palabra “Leer” es tan reveladora como el acto en sí. Al parecer procede del  latín “legere”, que significa “escoger”.


Cuando elegimos un determinado libro con preferencia a otro, estamos leyendo doblemente. Por eso la “lectura basura” no es en realidad lectura, ya que con anterioridad no ha sido escogida por el editor, que la publica por docenas, esto es, adocenada.


Lo que define la libertad de un individuo es la posibilidad de elección. De ahí que los lectores sean los seres con más capacidad de libertad entre los humanos.


Los lectores eligen cuando leen, antes que otra cosa, indagar  en el fruto del pensamiento de otro ser.  A poco inteligentes que sean, su mente deja  de actuar de forma monopsíquica, por decirlo así, ya que comprueban por ciencia propia la infinidad de variables que se abren en el pensamiento humano.


Por ende, son a la vez los seres menos susceptibles de ser manipulados por las liturgias del poder. De ahí que todas las tiranías que en el mundo han sido teman los libros como verdaderas armas de libertad.


En la mismísima cárcel “donde toda incomodidad tiene su asiento”  se leyó por primera vez” El Quijote.” 


Las carcajadas de su primer lector, que fue eligiendo-esto es, leyendo- palabras y episodios en su mente para transmutarlos en libro, debieron ser monumentales. Liberadoras.



9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Blanca, leer es escoger. Seleccionar entre los anaqueles del tiempo los "graphein" guardados en tablillas de arcilla grabadas con caña o escritos con el kálamos sobre el papiro, en ellos se ordena el Cosmos y el Tiempo y rescatarlos de las pavesas del olvido antes que el fuego haga su "donoso escrutinio"
      Me preocupa, querida Blanca, esta selección más sutil aún que efectúan los idiotas del poder, que sustituyen la reflexión por la bazofia y esta proliferación de textos adocenados que llenan las estanterías comerciales de las librerías. Una aniquilación sistemática del fundamento de nuestros fundamentos, peor, si cabe, que "il bruciamento delle vanità" ante el Palazzo Vecchio en la hoguera de Savonarola.
      Un abrazo
      Francesc Cornadó

      Eliminar
    2. Estamos en tiempos bárbaros y se avecinan tiempos más bárbaros todavía. Desde hace años, en mi biblioteca de la Coruña, acumulo libros sin leer, para cuando ya no se publiquen novedades salvo las estupideces fruto de la ignorancia extrema a la que este país se ve abocado.
      Llegan tiempos de prohibiciones. Iglesias dice que en una verdadera democracia no debe existir la televisión privada. De ahí a los periódicos no hay más que un paso. ¿Y los libros? Ah, los libros son lo más peligroso.
      Estuve en Praga por primera vez cuando aún existía el telón. En las librerías sólo se vendían libros de García Márquez. Cantidades de partituras, eso sí. Por eso tocan tan bien los del Este, porque se han pasado toda la vida encerrados tocando el violonchelo. Eso nos quedará.
      Si hay que convertirse en "hombre libro" como en la novela de Bradbury, me pido "Kim".

      Eliminar
    3. ¡Que tiempos no conocieron la barbarie?.El ser humano seguirá dando genios a pesar del Auschwitz en el que estamos.Por mucho electroshock que nos administre el ambiente enrarecido que vivimos,esto no será sino aliciente para individuos con inteligencia para salir del laberinto y volver a escribir como Góngora o pintar como Velazquez.
      ...Yo por si acaso,los libros de moral,religion,biblias,poetas no bien vistos hoy en día,voy a una librería de coleccionista y allí encuentro las obras sin contaminar,.No compro clásico editado hoy en día............por lo menos 30-40 años de distancia.
      El poder lo tienen las teles y la prensa o google, también un-una señor-a,que se hacen con editoriales,reinterpretan la historia y la moral,y acaban todas las nuevas generaciones creyendo que la manzana la mordió Adán (es solo un ejemplo,pero esta ocurriendo).

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  2. No sabía esto. Es muy interesante el juego de palabras. A partir de ahora lo voy a aplicar a todo ya que con esta etimología también podemos hablar de películas, arte, etc. Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel-Bel-Maribel. A mí me encantó descubrir esta etimología tan selecta. Por cierto, seguro que" selecto"tiene la misma raíz, aunque no lo he verificado.

      La palabra "legión"también procede de "legere": "los elegidos".

      Con el verbo "eligir" está muy claro. Voy a indagar más. (....)

      Ah, a la primera: "elegante" también procede en parte de "legere".

      ¿ Y qué hay más elegante que leer?

      Eliminar
  3. Escojamos, pues, cultivemos la lectura, el pensamiento no manipulable desde las esferas del poder. No imagino la vida sin lectura, supongo que como casi todos los que aquí podemos darnos cita.
    Gracias por la etimología.
    Un grandísimo abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro para ti, Isabel, también muy grande.

      Pienso que leer es como si vivir muchas vidas, acumular experiencias no materializadas pero reales, y a menudo recibir confidencias incomunicables por otras vías, que logran en el lector un mayor conocimiento del alma humana propia y ajena . Eso sin contar la información sobre el mundo presente y pasado que contienen los libros.

      Así que me alegro de que tú legere legere, esto es, elijas leer.
      Yo tampoco me imagino la vida sin libros.

      Eliminar