domingo, 11 de octubre de 2015

CHRIS STEWARD


La otra noche conocí al escritor inglés Chris Stewart. Andaba haciendo un extraño bolo con un luthier belga llamado Daniel Bernaert, que construye guitarras españolas. Ambos fueron trotamundos irredentos hasta que fueron a parar a La Alpujarra, donde se instalaron, uno hace veinticinco años y el otro quince. Como llegué un poco tarde, no me enteré de que la cosa iba de la presentación del último libro de Stewart, que es el anti-Umbral y no" había ido allí a hablar de su libro" sino a animar el cotarro, cosa que ciertamente logró. Con gran soltura, le dió el protagonismo a Daniel, hombre dulce y  de una humildad franciscana, y lo hizo con un savoir faire que en mi opinión nace de otra humildad franciscana, la de Stewart, tal vez más grande aún por estar vestida de humor.

Conociendo como conozco a la fauna literaria, desde los grandes tiburones a los renacuajos de charca, me sorprendió, a toro pasado, su falta , por decirlo así, de torre-eburnismo y arrogancia, y también su sinceridad.

Dice El Corán que la sinceridad es un valor tal que convierte en oro todo cuanto toca, así que gracias a estos dos pájaros alpujarreños disfrutamos de una noche dorada, que terminó en petit comité a las cuatro de la mañana chez Ana, la lianta número uno de cualquier evento musical (aunque en este caso haya sido literario/musical) que suceda por aquí.

Como me gustaron ambos, ayer me hice con el primer libro de Stewart, "Entre limones"( y me tienta  comprarle una guitarra a Daniel, aunque sólo sea para mirarla)

En las pocas páginas que me faltan para ponerle fin no creo que guarde una bomba que me disuada de comprar sus obras completa.

Lo cierto es que no me puede gustar más.

Su escritura es sumamente amena: primera virtud capital. Y bella: segunda virtud. Y nada enfática: tercera virtud. Y a veces muy cómica: cuarta. Interesante:quinta. Y optimista. Y vital. Y ¿ por qué no decirlo?llena de la sabiduría del  que se conoce a sí mismo y no se atormenta con estupideces ni tortura a sus personajes con el pasteleo existencial al que la literatura de las últimas décadas es tan aficionada.

Vida en estado puro.

Gracias, Chris Stewart. No sólo por aguantar con paciencia mis ganas de hablar de literatura, sino por haberte tomado el trabajo de escribir algo que para los demás es pan, y naranjas, y vino y flores. Algo que nos alegra, nos divierte, nos encanta con un encantamiento benéfico y además nos alimenta.








7 comentarios:

  1. Lo encontraré. Y disfrutaré. Con él y contigo.
    Y a la gente le diré "este libro me lo recomendó Blanca Andreu "...y , tan cerca del paso hacia la puerta de salida, empezaré a ser importante por asociación. (Anda, mujer, sonríe).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú ya eres importante. Importantísima para todos los que te queremos. Voy a la Coruña pronto. Me gustaría ir a verte, aunque si no puede ser, lo entenderé. Y como quieres que sonría, sonrío. Sonrío de veras. Y brindo por ti, por todo lo que me has dado desde que te conozco, que es mucho, por tu vida tan rica y tu valor tan grande. Nos veremos. Aquí o allí, donde prefieras, María Jesús, querida amiga. Y gracias por escribirme este mensaje.

      Eliminar
  2. Qué envidia sana me dais!!, algunos sois elegidos por los dioses para hacer de la tierra un paraíso, léase: La Alpujarra y entre limones,naranjos, quejíos de guitarra y ovejas segureñas, tener suficiente, es más, estar sobrados todo menos de sensibilidad y corazón puro para disfrutar de una velada de las que hacen historia: la vuestra, que me encantaría que fuera también un poco mía ...
    Estoy desando hacerme con el libro de Chris Steward y formar parte virtual del grupo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te encantará. Cuenta un trozo de una de esas vidas de esa gente tan decidida y aventurera que existe por ahí, capaz de lograr sus sueños.
      Yo me he comprado sus obras completas,salvo el siguiente a "Entre limones": "El loro en el limonero", que voy a ver si lo encuentro esta tarde, para seguir el orden de los acontecimientos.

      La velada-lo que más me gustó de ella-fue una conversación con Steward sobre literatura inglesa, en la que coincidimos. Todo el mundo lo pasó estupendamente en su conferencia previa, porque tiene un directo muy desenfadado y lleno de humor.

      Un abrazo grande, Pilar.

      Eliminar