martes, 10 de noviembre de 2015

El maravilloso caballo Cuco en la ducha

El caballo de María Jesús Paradela de Coles, caballo que habla según me consta, hoy se da una ducha y dulcemente bebe en su campito. El video más refrescante y tranquilizador que verse pueda en estos agitados tiempos. Gracias, María Jesús. 

6 comentarios:

  1. Gracias, Blanca. Cuco es, a pesar de no pertenecer al grupo de los privilegiados "pura sangre", un ser inteligente y tierno, juguetón y gamberro que, aunque ya es muy mayor, se divierte como un niño. Estaría feliz en la Alpujarra, chapoteando en la acequia. Aquí solamente nos queda el recurso de la ducha.

    ResponderEliminar
  2. A mí me fascinó saludando y contestándote ( ¡A ver si cuelgas ese video en youtube, para asombro de propios y extraños!)No he visto un caballo más listo. Y creo que en la Alpujarra se asaría, ya que es galleguiño. Tendría morriña da choiva. Por otra parte, no creo que pueda ser más feliz de lo que es contigo. Verlo ducharse y beber, tan a gusto, da mucha paz. Moitos biquiños pra ti e pra Cuco.

    ResponderEliminar
  3. Ah, también me encanta cómo lo jaleas. Y ver cómo se menea el viento, y cómo suena entreverado con el agua. Lo he visto un montón de veces. Es de lo más adictivo.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Quiero decir aquí, al pie de Cuco, que se ha quedado huérfano, y yo en parte también, porque María Jesús, la más antigua y atenta de mis amistades de la red, la más maternal y protectora de las mujeres, ha muerto hace un par de meses. María Jesús había sido toda su vida profesora de literatura y granjera modelo. Tenía con los animales una relación especial, y también con la naturaleza. Plantaba y sembraba y cosechaba todo tipo de cosas, y todo ello con gran alegría. Sabía conducir el tractor y lo que hiciera falta. Y combinaba su trabajo con los animales y la siembra con una lectura voraz y dedicada.

    Gracias por tu vida, María Jesús. Por todo lo que me escribiste en la red y por tus tan cultas, inteligentes y humildes cartas. Aunque nunca nos vimos en persona, no te olvidaré, querida amiga.

    ResponderEliminar