jueves, 14 de diciembre de 2017

Mi madre. In Memoriam.


Con diecisiete años se hizo esta fotografía para enviarla a mi padre. 


Mi madre nunca perdió su ángel de mujer-niña, ni su belleza. Su alegría y su armoniosa manera de estar en el mundo la protegieron de las tragedias que le tocó vivir, como la pérdida de dos hijos jóvenes. Tenía mucha fe pero no era beata. Era coqueta pero no vanidosa. Fue muy amada, pues quería a la gente y vivía con el corazón en la mano  como una lámpara encendida, luminosa, generosa de su luz. Era decidida y valiente. Resultaba muy fácil hacerla reír. Vivir con ella era una bendición y fui envidiada por ese privilegio en sus últimos años. Cuando enfermó, también fue para mí una bendición cuidarla. Murió sin haberse creado ningún enemigo y sin haberle negado nada ni a sus hijos ni a nadie  que se le acercara con alguna necesidad. Un día le pedí que financiara una vivienda para una familia de intocables de la India, en Anantapur. Ni siquiera lo pensó. 

Procedía de una familia antigua y señorial, pero jamás lo decía ni se creía internamente por encima de nadie, tal vez por eso la gente se desvivía por atenderla o ayudarla en lo que pudiera necesitar. La familia lo atribuía a su "buena suerte" pero yo creo que era la respuesta exacta a la emanación amorosa de su espíritu, que ella daba de su ser al mundo sin fallar nunca.  Hablaba con los mendigos de tú a tú, con amistad, y la gente que la sirvió la amaba con delirio. Algunas gentes de la familia la criticaban "por pagarles demasiado", como si eso fuera un error y no la muestra de su empatía con los que tenían menos. Y a veces la martirizaban un poco con ese tema, pero ella hacía lo de siempre: callar. No responder ni defenderse. Alta sabiduría¿ Quién tenía la razón y quién merece aprecio mayor? 

Otras personas creían que no era inteligente porque no era astuta ni tenía recovecos ni reservas mentales ni codicia o envidia, esos acicates del yo para promocionarse y conseguir cosas. Sin embargo, ella no necesitaba recurrir a la astucia para prevalecer y su nobleza le impedía manipular. Por otra parte, tenía un cerebro técnico de primera, como hija y nieta de ingenieros de caminos, y era  muy ingeniosa buscando soluciones prácticas. Además, a ella era a quien acudíamos,  a buscar su sabiduría profunda, en los grandes problemas que suceden a veces, no sólo sus hijos sino otros miembros de la familia. Y sus  consejos siempre atinaban en la diana con  notable puntería.

No le gustaba mandar ni era exigente en nada. No hacía acepción de personas.
Ni siquiera tenía esos "tics"de madre tan fastidiosos como "ponte la bufanda que te vas a enfriar" y demás latiguillos de ese género. Nunca decía impertinencias ni se recreaba criticando a nadie ni hacía caer con sus palabras o su actitud a nadie.  Vivía y dejaba vivir agradeciendo lo bueno que encontraba a su paso y soportando sin quejas lo malo de la vida.

Todo el mundo, cuando hablaba o habla de ella, siempre saca a colación su belleza, que al natural era esplendorosa. No era nada fotogénica. La cámara no marcaba las sombras sutiles de sus pómulos y ella no sabía posar ni relajarse ante el objetivo. Sin embargo,  hasta de octogenaria recibía piropos espontáneos, callejeros, de desconocidos. A ella le encantaban. Dos días antes de su muerte, estando dormida en el hospital, apareció una enfermera, la vio y exclamó: "Qué señora tan guapa." No tenía arrugas. En su último lecho era como una niña enternecedora.

Hace un par de años un primo muy querido nos envió un escrito que había encontrado entre las cosas que guardaba su madre. Era el guión de un programa de Radio Nacional realizado por una periodista que había visitado la Coruña y había conocido a mi madre a los diecisiete años. Se trataba de uno de esos programas literarios, poéticos, que había en aquellos tiempos, donde a la gente de pluma se le permitía hablar de lo que quisiera. Pues bien, todo el escrito era un panegírico de"la joven gallega de misteriosa belleza". 

Cuando el pintor Isaac Díaz Pardo, que era a la vez el gran ceramista del Castro y posteriormente de Sargadelos,  le hizo un retrato, quedó obsesionado por su rostro y lo fijó por todas partes: maternidades y jóvenes de todo tipo la reproducían en porcelana. Aún conservamos un juego de café con su carita interpretada por Isaac en todas las tacitas, en la cafetera, en la jarra de la leche...


Sin embargo, más bella que su belleza era su bondad alegre y tierna, esa bondad que la sustentaba y que era el eje central de su alma niña, sin intenciones ocultas ni laberintos, pura y centelleante,  como sus ojos,  que lanzaban destellos y donde asomaba a veces una hondura que traspasaba el corazón.

Constantemente recibo ecos de su paso por la tierra, un continuo de alabanzas y cariño verdadero que me consuela a la vez que me genera nostalgia y me enorgullece, aunque yo no tengo nada de lo que sentirme orgullosa, porque apenas me parezco a ella ni en lo externo ni en el carácter. Tal vez lo hago por el grandísimo privilegio de haber llegado a la vida como hija suya y haberla podido conocer, amar y ser amada por ella desde su juventud hasta su partida de este mundo.



                   En su juventud dorada, en La Coruña.





lunes, 23 de octubre de 2017

SOBRE LA INDEPENDENCIA Y LA DEPENDENCIA

Visto lo visto, en lugar de solicitar pacificamente por el artículo siete del código local la Independencia de Cataluña, los catalanes deberían exigir al Estado Español la promulgación de una ley especial de Dependencia para sus políticos, pues sufren graves alteraciones mentales y deberían ser recluidos no en Soto del Real sino en centros habilitados para ello, a fin de que pudieran recibir el tratamiento adecuado a sus dolencias.

A mi modo de ver son  inimputables.

Vamos a tomarlos de uno en uno: 

En primer lugar, el pobre Puigdemont, un hombre que carece de estudios universitarios en un mundo practicamente licenciado en su totalidad. Tal vez ese sea ese el origen de su megalomanía napoleónica, ya que muchos complejos de tienen su origen en su contrario. El esfuerzo de gigante que hace el alma humana para superar su sentimiento de inferioridad a veces desborda el equilibrio mental, como en el caso que nos ocupa, y se embala en una carrera imparable hacia las alturas, generando una psicopatología  que da lugar a delirios extremos de grandeza, poder y e incluso omnipotencia, aunque si se indaga en la personalidad del enfermo pronto se descubre una profunda inseguridad y sentimientos de vacío e inferioridad.

Si mañana le propusieramos a Puigdemont, por ejemplo, que presidiera un gobierno planetario ¿ cuál sería su respuesta? ¿ inclinaría humildemente su gloriosa testa y renunciaría a ella por considerar que esa jefatura le venía grande?¿ O aceptaría con su hinchadísima autoestima y una sonrisa condescendiente?

La psiquiatra de guardia recomienda en su caso un tratamiento con neurolépticos, que ayudan a rebajar la intensidad de la idea fija delirante, combinado con tratamiento psicológico intensivo y reclusión clínica.


Ahí lo dejo. 

( Continuará)

jueves, 31 de agosto de 2017

Derecho a decidir

Qué monada, estas orondas damas magrebies manifestando su deseo de pertenecer a la República Catalana y claramente satisfechas o bien del cuscus que se acaban de zampar o bien de saber que pueden votar en el Referéndum secesionista.

Lástima que un señor de Lerida de toda la vida que trasladaron el año pasado a una sucursal de Huesca no pueda hacerlo.

Ah, se siente. El Pruses no puede detenerse por pequeñeces. Si todo sigue adelante tendremos el placer de ver al bachiller Puigdemon abrazando a la vez la jefatura del Estado y la Presidencia de la futura Republica, como prevé el magnífico plan y , como también está anunciado en él , no solo presenciaremos ese gran gesto napoleonico y autocrático, tan digno de él,   sino algo aún más bello y conmovedor para los amantes de los regímenes totalitarios:   lo veremos  nombrando a dedo al Presidente del futuro Tribunal Supremo Catalán. Por si acaso.

...........................................................................


"- Y si fracasamos ?
-Nosotros?Fracasar?"

( de "Macbeth contado a los niños")

martes, 11 de abril de 2017

RECITAL DE POESÍA EN ALICANTE







EL JUEVES DÍA 20 DE ABRIL, EN EL INSTITUTO ALICANTINO DE CULTURA JUAN GIL-ALBERT, CON SEDE EN ESTA BELLA CASA ( Calle San Fernando, 44 )



RECITARE MIS POEMAS A LAS 7:30 DE LA TARDE EN UN CICLO TITULADO MUY HERNANDIANAMENTE.

lunes, 27 de febrero de 2017

‘El hombre andaluz no es un hombre coherente, es un hombre anárquico. Es un hombre destruido, es generalmente un hombre poco hecho, un hombre que vive en un estado de ignorancia y de miseria cultural, mental y espiritual. Es un hombre desarraigado, incapaz de tener un sentido un poco amplio de comunidad. De entrada constituye la muestra de menor valor social y espiritual de España. Ya lo he dicho antes: es un hombre destruido y anárquico. Si por la fuerza del número llegase a dominar, sin haber superado su propia perplejidad, destruiría Cataluña’ .


 Jordi Pujol.